Creatividad en la publicidad de farmacias

Hace algunos (no muchos) años, todo el mundo miraba a las farmacias como máquinas de hacer dinero. Y la verdad, es que no era para menos, pues por las circunstancias del mercado, parecía que eran negocios bastante rentables. En aquella época, su principal cliente era como el Tío Gilito, parecía que podía nadar entre billetes y no ponía pegas a nada. No era ni más ni menos que nuestro amigo el Estado con sus pequeñas Autonomías. 

Pero ahora esto ha cambiado y las farmacias, en ocasiones asfixiadas por los recortes tienen que hacer un alarde de creatividad para salir adelante. Y es por esto por lo que podemos ver cosas realmente diferentes. ¿Una farmacia roja? ¿No eran verdes? Pues sí, esta la he visto yo mismo en Madrid. Diferente, ¿pero funcionará? 


Pero esto no es todo. Otras farmacias optan por ampliar su oferta: test de intolerancia alimenticia, planes de adelgazamiento y... ¿veis algo raro en la siguiente foto? 



¿Quién es el "intruso"? Efectivamente, esta farmacia vende Coca-Cola, ¡como en sus orígenes!