Historia de la publicidad en España

Según un comunicado de la organización, el largometraje documental está producido por IndigoMedia, con ayudas del IVAC, RTVV y el Ministerio de Cultura (ICAA), con guión y dirección de Lluís Fernández.
A lo largo de noventa minutos, el documental indaga en el nacimiento de la publicidad cinematográfica en España, a comienzos de los años 50, gracias al genio creativo de dos emprendedores: José Luis y Santiago Moro.
"Ambos, de la nada, consiguieron levantar una empresa de "filmlets" de animación y anuncios de imagen real en aquellos difíciles años previos al desarrollismo español, en colaboración con Movierecord, la primera empresa española de distribución de anuncios en cines", según las fuentes.
Hablar de los anuncios creados por los Estudios Moro es hablar del nacimiento de la publicidad de dibujos animados y de la historia de la industrial de la animación, que tuvo se máximo desarrollo en la década y media que va de la creación de los Estudios Moro, en 1955, a 1970, año de su transformación en Moro Asociados.
El renacimiento de los dibujos animados se debió al auge de la publicidad para cines y televisión y se considera a esos años la segunda 'Era dorada' de la animación española, por la creatividad e innovación publicitaria.
Los creadores de este fenómeno pop fueron los hermano Moro, José Luis como dibujante y Santiago como creativo y organizador de los míticos Estudios Moro, pioneros de la publicidad cinematográfica en España.
Los hermanos Moro produjeron la mayoría de la publicidad filmada para cines y televisión, innovando tanto en los spots de animación como en los de imagen real en una época en la que no existía publicidad audiovisual en España.
Montaron estudios en Madrid, Barcelona, Lisboa y Estados Unidos y se hicieron populares por los spots de Profidén, las botellas de Tío Pepe, los divertidos anuncios de las hojas de afeitar Palmera, La canción del Cola-Cao, los discos-sorpresa de Fundador o el famoso don Pedrito y su jingle "Está como nunca el sabor que mejor sabe".
Con los anuncios para Veterano, se inicia la publicidad de coñacs con la imagen de una mujer, Elena Duque, famosa por el eslogan: "Veterano, tiene eso, un veterano sabor".
Los Estudios Moro ganaron durante cinco años consecutivos tres Palmas de Oro de Cannes y dos copas en Venecia y más de cien premios internacionales de publicidad en los más prestigiosos festivales.
En los años 60, en sus estudios de cine y publicidad animada trabajaban trescientos profesionales fijos y realizaban cientos de anuncios mensuales.
Pero su inmensa popularidad se la deben a La familia Telerín y su mítico separador "Vamos a la cama", reconocido como uno de los mayores hitos de televisión española, cuya idea se debe a Santiago Moro y a los inconfundibles dibujos de su hermano José Luis Moro.
José Luis Moro comenzó como ilustrador a finales en los años cuarenta y se hizo famoso por sus estilizadas y espectaculares "chicas de Moro" para la revista femenina Chicas.
En colaboración con Movierecord, Estudios Moro produjo los primeros programas de variedades televisivas, "Gran Parada" y películas tan populares como Los chicos con las chicas y Dame un poco de amooor, de Los Bravos.
Suyas son también las populares mascotas televisivas la Ruperta, la Botilde, el Chollo y el Antichollo, realizadas para el programa "Un, dos tres", de Narciso Ibáñez.