Publicidad en Tailandia

Tras unas (merecidas o no) vacaciones por Tailandia que me han tenido sin actualizar el blog los últimos 10 días, creo que una buena excusa para retomar los post puede ser un breve análisis de mis impresiones sobre la publicidad en este país de Asia.

En la ciudad de Bangkok, donde sus más de 8 millones de personas van y vienen en un caos ordenado, comen en la calle y se mezclan con los turistas entre los taxis rosas y los tuctuc, no es nada fácil destacar. Las marcas lo tienen realmente crudo porque además es el paraíso de las falsificaciones (sobre todo en moda). Por si fuera poco, ¿cómo puedes hacerte notar en esta maraña de carteles?



Pues con imaginación y cretividad, supongo.

¿Quién se anuncia en Tailandia? Con mi filto basado en la experiencia personal (nada estadístico ni científico) vi mucho anuncio de tecnología. Y es normal, porque pude comprobar cómo había mucho friki suelto (incluído un niño de 3 años que era una auténtica máquina jugando al Counter Strike en la trastienda del puesto de su madre en el mercadillo). Cabe destacar que una tienda me ofrecieron el iPhone 5 (!que curioso!). Los anuncios de móviles invadían la autopista que une el aeropuerto con el centro de Bangkok, mezclándose con los de coches todoterrenos y los de aire acondicionado.

Vi menos presión publicitaria por parte de marcas de alimentación o bancos, aunque encontré uno de Coca-Cola (creo que no podía ser de otra forma).



Otro buen ejemplo de la publicidad de un país es el de su cerveza, os dejo el de su famosa Chang Beer.



En medio de un mercadillo, me encontré con esta acción de L'Oreal



El cómic en publicidad también puede ser buen recurso...



Campaña de concienciación sobre el Elefante...



Y como postre una acción de guerrilla que me parece fantástica: mirad cómo despertaron muchos restaurantes del país para hacer ver a los ciudadanos que McDonalds abre 24 horas:



¿Conocéis más ejemplos? Si me lee algún autónctono, ¿mi percepción se ajusta a la realidad? Espero vuestros comentarios y se aceptan regalos para analizar la publicidad de cualquier parte del mundo: Sydney, Moscú, L.A...